Católicos de San Francisco toman la calle como templo debido a restricciones impuestas a la Iglesia